Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Conoce la historia del Encaje.

El encaje es un tejido ornamental que deja huecos entre su entramado, que conforma un dibujo, por lo que es una tela con transparencias. Suele estar elaborada en seda o lino por su finura y resistencia, aunque también los hay de algodón o hilos más sencillos. Su origen se establece en Venecia a mediados del siglo XVI.

Se distinguen por lo común en los encajes dos elementos constitutivos:

  • El dibujo o bordado que ofrece forma geométrica en sus comienzos y tiende más a la interpretación de la fauna o flora natural, desde el siglo XVII.
  • La red sobre la que se destaca el anterior. Está constituida por un conjunto de bridas que unen los dibujos entre sí, las cuales forman en muchos casos una verdadera red de cuatro o seis lados. Algunas veces, los hilos de unión llegan a ser tan cortos que los dibujos se tocan entre sí, dejando espacios calados y sin bridas.

Los trazos del dibujo o bordado son frecuentemente llenos y tupidos. A menudo se disponen de modo que sólo el perfil aparezca firme, ya de relieve, ya llano, quedando el espesor o interior de dichos trazos hueco y relleno o nutrido con una red fina, según la escuela o taller a que pertenezca el encaje.

Por el medio o instrumento con que se elaboran los encajes se distinguen varios tipos:

  • Al bolillo.
  • A la aguja, que es de labor más fina y costosa y suele presentar algún mayor realce que el anterior.
  • Ambos pueden suplirse en parte por el ganchillo que produce una labor más gruesa y menos artística.
  • Mecánico, todos, en fin, se reemplazan desde el siglo XIX por máquinas que imitan los encajes hechos a mano.

Con los procedimientos mencionados pueden obtenerse las distintas clases de labores:

  • Un tejido de redecilla o tul (cuadrada o hexagonal) sin más.
  • un tejido de redecilla con dibujos y figuras, o «encaje llano».
  • un tejido de redecilla con dibujos y figuras por separado para unirlas después al tejido de fondo, o «encaje de realce», por el relieve que presentan. Este tipo de encaje, llamado también de aplicación, se forma uniendo, por medio de la aguja, las figuras hechas aparte (de encaje) —y recortando luego la parte del fondo que corresponde a cada figura— a un fondo reticulado o a un lienzo.
haz clic para copiar mailmail copiado